Páginas vistas en total

viernes, 6 de agosto de 2010

DOLCE VITA




Héctor Ramón Cuenya.





a Diego E. Suárez




Uno está aquí y no sabe que ya no está,

dan ganas de reírse
de haber entrado a este juego delirante.
Dios no me sirve. Nadie me sirve para nada.
Gonzalo Rojas.









UNA COSA CUALQUIERA

Mirá la gente, qué linda es:

ve una cámara de TV y saluda con la manito

a alguien como vos, en su casa, lo más pancho.



No puede ser más buena y linda la gente.



No son como esas personas que esperan que pises el palito y te caigas,

o como algunos que hablan mal de los ausentes.

Una vez puede ser accidente,

dos es maldad.

Nadie me convence de lo contrario.



Surfistas bolivianos recorren el mundo en busca de aventuras, chicas rubias, altas, de ojos claros, como cualquier cholo, de cualquier lugar.



Todos tienen algo que decir cuando se enciende una cámara de TV.

La tele hace que la gente abra la boca

ante la cámara que les apunta,

que produzca sonidos

dando lo mejor. Lo que pueden.



Surfistas bolivianos recorren el mundo en busca de aventuras, chicas rubias, altas, de ojos claros, como cualquier cholo, de cualquier lugar.



Las cosas son así y no hay tu tía.



Algunas personas quieren ser amadas.

Algunos quieren chapar la manija del poder.

Otros quieren servirse un café

por cincuenta chirolas en la máquina del fondo.

Y si hace sol y está templado, mejor.



Surfistas bolivianos recorren el mundo en busca de aventuras, chicas rubias, altas, de ojos claros, como cualquier cholo, de cualquier lugar.



¿Desde cuándo si sos agrio como un limón

sos mejor persona?



La cosa no es así,

y no hay tu tía,

como decía mi abuela.





SPECIAL K

La madurez es un niño luego de un Special K.



Mientras miramos a Sury comer torta

jugamos póquer,

bebemos coñac español

y algo se derrumba.



Buenos perfumes.

Linda ropa.

Conocemos los trucos,

pero los trucos ya cansan.



Y mis amigos están todos muertos.



Queremos cada día más

estar en una historieta de Hugo Pratt

y deseamos más de la cuenta

a chicas como la Valentina de Guido Crepax.



Nos burlamos de todo y todo

se burla de nosotros.



Inventamos un imperio que nunca existió

mientras miramos a Sury comer torta.

Y mis amigos están todos muertos.





JE T´AIME

Latas, pestañas, libros, manzanas,

ojos, brazos, tazas, cigarrillos,

té, gatos, navajas, azules, remolinos.



En un sueño

un coro de chicas heroinómanas muertas

me cantaba una canción de amor:



Je t´aime.



Je t´aime.



Había músicos con bolsillos cargados de penas

tocando violines

y apareciste vos

tan amor

tan cercana y fresca.



Y empezamos a hablar de cosas que nos interesan:

Latas, pestañas, libros, manzanas,

ojos, brazos, taza, cigarrillo,

té, gato, navaja, azul, remolino.



Je t´aime.



Au revoir.





VAMPIRESA ÁNGEL

Abro la puerta. En la mesa

hay muestras de sangre

y algunas agujas.



Así que estás

fabricando hielo ardiente

para venas inertes.



Tiremos todo a la marchanta.



No fue mala idea darte las llaves,

siempre traés conejos en la galera.

No pensaba encontrarte

en el piso contemplando la perfección

a través del techo.



Nunca imaginé que fuéramos de vidrio.



Enciendo un cigarrillo tras otro.

Detalle. Instante. Destello.

El cansancio se comió lo que quedaba

de la vida (una cosa tan vaga como vos y yo).



Los ratones se fueron de parranda

y el gato, a descansar.



Abro las cortinas,

entrecierro los ojos,

veo pasar autos

por las arterias asfaltadas de la noche.



Con mis piernas te envuelvo,

mirando las huellas de la lluvia

en el vidrio de la ventana,

escuchando una charla de insectos.



Qué difícil pensar

que olvidar

es tan fácil.






BON VOYAGE, TRISTEZA

La vi mirando el piso

buscando monedas para su sed.



La vi tan triste

que fabriqué una máquina expendedora de cerveza.



Charlar no mata a nadie.

Las viejas se equivocan, dijo.



Hablamos de nostalgia y sufrimiento.



Ella tenía que volver a trabajar.



Caminemos.

Todo puede esperar y no todo

vale la pena. Es decir,

no vale la tristeza, dije.



Las calaveras se ríen de algo que no sabemos,

murmuró

y sonrió.




WELTANSCHAUUNG

El destino es un robot oxidado

haciendo dedo en la ruta 3.



La determinación es una gran estación de abastecimiento

para seguir creando sentido de cansancio.



La fe es entre comillas.



La violencia es inolvidable.



¿Entro por la puerta y por la ventana

se escapan las cosas buenas?



La suerte de la fea

la linda desea.



La conclusión es clara:



El mundo es el zoológico privado de Hugh Hefner.







DOPPELGÄNGER

Tu corazón es oscuro

y en ese desierto carnívoro

sos la única soga que me ata al mundo.



En nuestra sangre

las flores del dolor crecen:

es la tragedia que amplía nuestro universo.





MA NON TROPPO

En una calle te vi.

Detrás pasaba un tren.



Hacía calor. El viento

era lento y amarillo,

no me viste.



Parecías flotar en el medio de la calle.



Sentí un mundo quieto,

la realidad se desmayaba en la vereda.





LA SARDINA DESCALZA

La sardina descalza

te mira y te habla.

Ella dice: Buen día.

Ella dice: Todo es bello.



La alegría inunda, azul, tu corazón rojo

y circula por tu cuerpo.

Todo está lleno de la letra “y” (que siempre es para sumar)

y la gente dice:

- divertite

- pintate

- vení a pasear

- sentite un poco vagabundo

- vení, llenate.



Todo está tan bien dispuesto

y vamos tirados, dormitando en un bote de madera,

flotando en el Rosedal,

viendo las nubes pasar

entre las hojas verdes y amarillas de los árboles

transparentes a la luz del sol.



Compro café en una esquina,

como un chocolate

y llamo desde un teléfono público,

en medio del bosque,

a un amigo.



No puedo parar de reír.



Un Dios

siniestro y oscuro

baila cerca de un aljibe.



¿Por qué río? Porque la vida no tiene gracia.





BLITZKRIEG

Una conversación de motores a hélice

sobre el peligro del silencio

y la ciencia de la espontaneidad.



Así están las cosas.



Despierto con la piel sobre uvas podridas

salgo por la ventana rota de mi cuarto

y luego camino con los pies sobre un cielo de pétalos.



Esta es la situación.



Sonrisas crédulas por celulares.



Pierdo estabilidad.



El tiempo corre

mientras Dios juega a los dados

y yo pienso:



como tus besos rojos no habrá nada.




AUSCHWITZ – BIRKENAU


A Ingeborg Bachmann


La muerte en cenizas de luz.

Auschwitz-Birkenau.

Gente que hace lámparas con piel humana.



Comienza el día arrastrado en números

management científico de la crueldad

métodos infinitos sobre la destrucción de los cuerpos.



Tenazas. Agitación. Gritos.

Aséptica excitación.



Devórame bendita muerte bella.



Todo aquí es insoportable.



Amanecerá, habrá fulgores en la niebla.



Alguno hará de la luz, piel humana.




GENTLEMAN

Algunos días miro trenes pasar,

los veo en las ventanas,

en las paredes,

por entre los muertos,

en el humo,

en un libro,

una puerta,

un ascensor.



Cuando Lord John Maynard Keynes compró en un remate manuscritos de Isaac Newton, encontró anotaciones que develaban que era un místico y un alquimista. Terminó diciendo que Newton no era uno de los grandes fundadores de la ciencia moderna, sino el último de los grandes magos.



Donde unas brujas

en un barco fantasma

buscaban el país de la cucaña,

el jardín de las hespérides,

El Dorado,

la tierra de jauja.



Yo sólo sé que

mi último horror

será mi compañero de despedida.



En mi fin del mundo

estaré aburrido,

frío y solo.





DULCE KAMIKAZE COREANO

A ti,

cajera coreana del minimercado,

de sánchez de loria al 300,

vereda par,

ciudad autónoma de buenos aires,

república argentina,

la del pelo color zanahoria y pésimo humor,

la que atiende mal y viste peor,

bajista ideal de un grupo punk,

pero que curte pantera y sepultura,

la que da el vuelto y mira como diciendo qué te pasa chabón...



Le contesto: Faltan 50 centavos....

Entonces, me los tira sobre el mostrador con asco y yo me quedo pensando:

Algunas mujeres son buenas cuando son buenas

pero las más buenas, son las malas.



A ti, dulce kamikaze coreano,

te comento al pasar,

te susurro al oído,

te digo, informo, advierto, comunico:



ESTO ES UN AVISO

y el que avisa no es traidor.



Cenar con Hitler todas las noches

me quemó el cerebro.

Así que te prevengo:



podemos pasarla bastante bien.





LA BIJOUTERIE DE LA TRISTEZA

Tío Daniel -villero, borracho-

se tiró debajo del tren.

El amor lo había envenenado

o el veneno lo había enamorado

y el odio de la gente lo exterminó.



El abuelo enloqueció

y murió encerrado en un manicomio.



Al otro abuelo lo fusilaron por socialista en 1936 en Galicia.

Su cadáver nunca apareció.



Fermín y Angio murieron a los tiros y solos

luego de que se rindiera la República Española,

pero ellos no.



¡Dios, qué buenos vasallos!

¡Si tuviesen buen señor!



Donde vamos siempre llueve.



Las lágrimas nos quedan elegantes.



Mala Zimetbaum, en el Lager para mujeres de Auschwitz, al pie de la horca, delante de todas sus compañeras del campo, se suicidó con una hoja de afeitar y golpeó la cara de su verdugo SS con su mano ensangrentada.



Raras rosas sin espinas carnívoras.




L´AGE D´OR

¿Te ocurre que las peores cosas te hacen mejor persona?



En las tardes de lluvia recuerdo a Bela Lugosi, cuando participó en la creación de la república soviética húngara de marzo-julio de 1919, como delegado del sindicato de actores. Pertenecía a la facción más izquierdista de la revolución. Se carteaba con Lenin. La revolución fue aplastada con inusitada brutalidad. Huyó a Hollywood, donde se hizo célebre por ser el primer protagonista del Drácula cinematográfico. La morfina mitigó, como una joven amante, algo del pesar de sus últimos días.



Si yo no fuera el que soy

soñaría con ser Bela Lugosi.



Fue lo mejor que nunca pasó.




DOLCE VITA

A Rudolf Schwarzkogler



Una invención sensorial

de desgarros,

en un universo miserable,

lleno de sombras, risas y burla.



Lágrimas de palabras de mentira,

danzan con cenizas en el viento

hacia un agujero de fuego,

donde todo se pierde.





V. I. T. R. I. O. L.

Parte de mí quiere decirte adiós.

Es mi Apocalipsis coronado de

una lluvia esmeralda sobre la luna.



Parte de mí se quedará en despojos

agonizando tinieblas con vos,

para estar en el aire

jugando con las hojas de los árboles.



Parte de mí será burlado por

dos sapos danzando en honor a Satanás,

que me sonreirán desde una ilustración

del Dictionnaire infernal

de Collin de Plancy.



No nos veremos nunca más.



No nos encontraremos en ningún lugar.



Despertaré al fin de esta pesadilla de inmortalidad.





SATOR AREPO

Una cascada de flores de jeringas

arde en la piel.



Besos de memorias de vorágine de tormentos

en desgarradas visiones cansadas de catástrofes.



Palacios dorados de suplicios

esperándome.



El mal imperfecto

¿será tu bien?



¿Te distraen las nubes en el cielo?



¿Te cautivan los colores del día?



A mí también.






COMO TURCO EN LA NEBLINA

Tu mundo es un mundo que nadie conoce.



Sufriendo

como si fuese el final.



Divirtiéndote

como si algo hubiese comenzado.



La larga noche invita

a irse lejos para afuera

o lejos para dentro.



Sobre un laúd portugués en llamas bailan vals

todos los muertos que amé y no puedo olvidar.






AUFWIEDERSEHEN


A Else Krug, prostituta especialista en sadomasoquismo, asesinada en Auschwitz

por negarse a flagelar a una agonizante compañera reclusa

para divertimiento de los kapos.



El infinito es el instante de la piel.



El paraíso es el instante de la piel.



El infierno es recuerdo del paraíso perdido.



¿La muerte es recuerdo de lo que fue un instante?



Lo más profundo del mundo es tu piel.



Me gustás porque no me recordás

a nada que haya conocido.





BELLE ÉPOQUE

Cuando era joven salía a la calle y las mujeres se me colgaban del cogote.



La gente me envidiaba y no tenían consuelo.

Tampoco yo.



Dios murió un día lluvioso el primero de julio del ’74.

Con papá fuimos a despedirlo.

Adiós.

Fue un gusto, General.

Y aprendí a decir adiós.



Tiré miguelitos en abril del ’79,

para que los carneros no vayan a trabajar.

Y luego, todo fue para mejor.

No fui feliz, pero conocí gente interesante.



Gané la guerra en Malvinas

solo y por las mías,

fumando cigarrillos,

haciendo chistes de mal gusto,

como siempre.



Sacando cálculos mal y pronto,

a ojo de buen cubero,

consumí:

92.000 cigarrillos,

1.300 botellas de alcohol,

2 kilos y medio de cocaína,

una cantidad indefinida de productos farmacéuticos



y los chequeos me salen bárbaros.



Soy el perfecto ratón de laboratorio:

feliz en su laberinto y a la espera de nuevos experimentos,

para comenzar el olvido, para quemar el pasado.




SIRENITA

A la sirenita.

Los niños mueren con sus cuerpos quemados

luego de grandes dolores y gritos.

Aunque sonrían en las fotos

con dientes de piraña,

un día antes de su muerte.



Aunque sea la sirenita de Monserrat.



Cadáveres regados por el piso,

niños muertos en incendio

en la calle defensa y venezuela, hotel la moneda.

Cenizas de carne de cartón de madera

arrastradas por el viento

flotando en el aire,

en los bigotes de un gato,

en las hojas de árboles,

en un libro de cuentos de hadas

con páginas arrancadas,

tirado en la vereda.





REALPOLITIK

Las estrategias del dolor tejen su telaraña en este insomnio,

como un kitsch tétrico, del cual no despertaré.



El insomnio es no despertar.

El insomnio transforma todo en un sueño.



Cuando duerma despertaré cansado

entre fantasmas de realidad.





GALANTO

Busco ese relámpago, como ayer, cuando volábamos en el avión,

y tirabas las cartas de tarot hablando

de Anton Szandor La Vey.



Yo miraba las nubes bajo el ala

y el sol quemaba mis ojos.



Busco ese momento

a través de tu boca de risa y sabor.



FICHA TÉCNICA
David Nebreda me ayudó a volarme la cabeza.
El genial Juan Noel Mazzadi trajo maravillas bajo la manga y dentro del sombrero de copa.
La historia de Else Krug creó nuevas imágenes, otro lugar desde donde mirar, sentir y habitar.
Alberto Cecilio Cuenya, nació el 16 de febrero de 1924,

murió el 1 de junio del 2007.

Buen humor y compasión dejaste por este lado, hasta luego.